Tomás de Torquemada, el primer inquisidor en España

Tomás de Torquemada fue el primer Gran Inquisidor de España , natural de Valladolid y nacido 1420; falleció en Ávila en 1.498. Era sobrino del insigne teólogo y cardenal, Juan de Torquemada. En su primera juventud ingresó en el monasterio en Valladolid y después fue nombrado ya antes del Monasterio de Santa Cruz en Segovia, una oficina que ocupó a lo largo de 22 años. La infanta Isabel lo escogió como su confesor, al paso que en Segovia y cuando le sucedió en el trono de Castilla, se transformó en uno de sus consejeros más fiables y también influyentes.

En ese instante la pureza de la católica fe en España estaba en gran riesgo por los marranos y los moriscos, que por consideraciones materiales, se transformó en impostura transformada desde el judaísmo y el islamismo al cristianismo. Los marranos comprometido los atentados graves contra el cristianismo trataron de judaizar el conjunto de España . La Inquisición fue facultada por los católicos soberanos y fue establecida por Sixto IV en 1.478, tenía en su propósito atrocidades inexcusables y falló en su propósito, eminentemente por la carencia de centralización. En mil cuatrocientos ochenta y tres el Papa nombrado Torquemada fue asistente inquisidor desde febrero de 1.482 e inquisidor general de Castilla y en octubre extendió su jurisdicción sobre Aragón .

Como papal representativo y el más alto oficial de la inquisitorial corte, Torquemada dirigió todo el negocio de la Inquisición amateur en España, quedó facultado para delegar sus inquisitoriales facultades a otros inquisidores de su elección, que le pidieron cuentas a él, y se establecieron las apelaciones hechas a la Santa Sede. Se estableció de forma inmediata en los tribunales de Valladolid, Sevilla, Jaén, Ávila, Córdoba, y Villa-real, y, en mil cuatrocientos ochenta y cuatro, en Zaragoza para el Reino de Aragón. Asimismo instauró un Alto Consejo, que constaba de 5 miembros, que lo primordial debía ser que le asistan en la audiencia de apelación. Se convocó a una reunión general de los españoles inquisidores del porno amateur en Sevilla en octubre de 1.484 y presentó un esbozo de 28 artículos para su orientación. A estos, añadió múltiples nuevos estatutosdurante los sucesivos años.

En los marranos halló un poderoso medio para evadir los tribunales de los Judíos de España, cuya riqueza se había hecho muy influyente y sobre los que la Inquisición no tenía jurisdicción. En esta cuenta Torquemada instó a los soberanos para obligar a todos y cada uno de los Judíos transformarse en cristianos o bien para salir de España. Para frustrar sus planes, los Judíos admitieron abonar al gobierno de España 30.000 ducados si dejaban de molestarlos. Hay una tradición que cuenta cuando Fernando estaba a puntito de ceder a la tentadora oferta, Torquemada se presentó ante él portando un crucifijo en alto y exclamando: “Judas vendió a Cristo por treinta monedas de plata, su alteza está a puntito de vender por 30.000 ducados. Dejando el crucifijo encima de la mesa salió de la habitación. Los Judíos fueron expulsados de España finalmente en 1.492.

Se ha escrito mucho de la inhumana atrocidad de Torquemada. Llorente calcula que a lo largo del mandato de Torquemada padecieron la muerte por fuego casi 10.000 personas y más de 600 personas fueron castigadas de otras formas. Estas cantidades son muy exageradas, como ha sido concluyentemente probado por Hefele. La moderna de España cronistallamaban a Torquemada “el martillo de herejes, la luz de España, el salvador de su país, el honor de su orden.